Noticias

Praxis de formación feminista: buscando desmantelar lógicas de las violencias machistas

(Sobre la Jornada de Capacitación y Debate: Violencias de Género y “Ginecoabusos”: Pedagogías reparadoras en el reclamo de justicias no sexistas)

Viviana Menichetti y Ruth Zurbriggen

Esta Jornada de Capacitación cobró especial relevancia a partir de las denuncias sobre situaciones de abuso sexual vivenciadas por AR, profesora de la Universidad Nacional del Comahue, quien denunciara a un renombrado profesional de la región (ver notas de Mariana Carbajal en Diario Página 12: “Consultorio Delito” y “Ginecoabuso”).

Jornada_Velazquez_16Ni la prohibición, ni los tabúes pudieron con el deseo de Natalia. Con su deseo que desobedeció el mandato heterosexual. Con su cuerpo que ni la injuria ni la discriminación cotidiana pudieron controlar. Con su vida erótico-afectiva que los procedimientos sutiles y silenciosos de las instituciones no pudieron rectificar. Por lesbiana. Natalia Gaitán, pobre, de 27 años, residente en la ciudad de Córdoba, recibió un balazo de la fálica escopeta del padrastro de su novia el sábado 6 de marzo. Fusilada. Fusilado el cuerpo, fusilado el deseo, fusilado el impulso vital. Fusilada por lesbiana…

Este primer párrafo corresponde al documento Fusilada por lesbiana, impulsado inicialmente por las activistas lesbianas Verónica Marzano, Sonia Gonorazky, Gabi diaz Villa y Valeria flores; que concitó rápidamente la adhesión de más de 500 personas de distintos puntos de Argentina y Latinoamérica (www.bastadelesbofobia.blogspot.com).

Con la lectura del documento completo, buscando aportar a la lucha contra la lesbo-homo-bi-transfobia, abríamos la Jornada de Capacitación y Debate: Violencias de Género y “Ginecoabusos”: Pedagogías reparadoras en el reclamo de justicias no sexistas, realizada el viernes 19 de marzo en la Escuela Provincial de Títeres de la ciudad de Neuquén junto con el Departamento de Extensión del Instituto de Formación Docente Nº 12.

Proyectada en el marco del activismo feminista y la construcción de nuevos saberes que venimos propugnando desde la Colectiva Feminista La Revuelta, en el intento de seguir generando acciones de visibilización y denuncia de las violencias de género, en este caso particular, la manifestación de abusos sexuales ocurridos en los consultorios en ámbitos de salud, contó con la presencia de la Licenciada en Psicología y Psicoterapeuta Susana Velázquez, especialista en violencias de género. Empeñadas en seguir construyendo argumentos que colaboren en poner bajo sospecha el sentido común y los pactos masculinistas que se presentifican toda vez que una mujer (sea de la edad que sea) denuncia una violación a sus derechos humanos, echamos a andar esta actividad.

Allí se dieron cita: 153 personas (140 mujeres y 13 varones). Del total, 81 son trabajadoras/es de la educación en ejercicio en distintos niveles del sistema educativo y 1 jubilada; 19 estudiantes de carreras dictadas en la Universidad del Comahue y 18 de Institutos de Formación Docente; las 34 personas restantes se distribuyen entre psicólogas, 1 médica, 1 ginecólogo, 1 psicólogo social, 1 trabajador de salud pública, trabajadoras sociales, comunicadoras sociales y empleadas de áreas de acción social.

Tres momentos centrales tuvo el encuentro. En el primero, Susana Velázquez desde la categoría de género y desde una perspectiva integral, acercó reflexiones que permiten profundizar en relación a la Violencia de Género y acerca de cómo se puede reproducir en el “acto médico” la histórica subordinación y abuso de las mujeres. Una asimetría que invalida psíquicamente, vulnera cuerpos y subjetividades.

Jornada_Velazquez_34El segundo momento estuvo dedicado a la presentación -a cargo la profesora y activista feminista Graciela Alonso- del I Informe sobre el Servicio de Asesoramiento Legal: “Socorro Violeta” (año 2009) dándose a conocer las proyecciones para el 2010. Proyecciones que incluyen espacios de acompañamiento para grupos de mujeres en situaciones de riesgo, que permitan mirar de nuevo, transitar empoderamientos y transformar las vidas concretas, tal lo explicitó la psicóloga Diana Obernauer. Previamente Virginia Mulhall, integrante de la conducción provincial de ATEN, manifestó el porqué del compromiso con este proyecto desde el sindicato, compromiso emprendido también por ADUNC. (Ver informe)

Graciela Alonso compartió aspectos cuantitativos y cualitativos del informe; dio a conocer algunos de los debates y aprendizajes que el espacio favorece al interior de la Colectiva Feminista. Pedagogías reparadoras, es la manera de nombrar y reflexionar sobre ciertas posibilidades que abre Socorro Violeta. Reparar allí donde hubo y hay violencias. Siguiendo las ideas de Graciela Guilis (quien utiliza el término en el campo jurídico y la relación con los Derechos Humanos), vamos a sostener que etimológicamente “reparar” deriva del latín, reparare: “disponer de nuevo”. Disponer de nuevo de la propia existencia sin terror, sin impunidad. Pero “de nuevo” no quiere decir recuperar un estado anterior, sino acceder a un estado nuevo. Con este aporte, nos referimos a la llamada reparación simbólica: el trabajo que permita disponer de nuevos recursos para cicatrizar lo dañado.

En el tercer momento de la jornada, la disertación de Susana Velázquez operó específicamente en los abusos sexuales ocurridos en los contextos médicos o de salud, aportando conceptos que orientan para una mejor comprensión de la problemática.

Velázquez trajo al debate aportes acerca de representaciones sociales y mitos sobre los que se asienta la violencia contra las mujeres, mitos como “cadenas de racionalizaciones que cierran a favor del agresor”, es decir, siempre justifican y des-responsabilizan al abusador mientras que cuestionan y culpan a la víctima. En relación a los abusos en los consultorios y otros contextos médicos, se refirió a dos mitos particulares que se ponen en juego y terminan condenando la actitud de las mujeres: 1) “Mujer pasiva, débil, indefensa” y 2) “mujer provocadora, se lo merece”, imaginarios que aunque paradojales, se unen para justificar la apropiación de ese cuerpo, el sometimiento de esa subjetividad.

Instó a “generar un profundo cambio en las miradas y a revisar permanentemente mitos, creencias, estereotipos y mandatos (familiares, culturales, médicos, educativos, etc.) para poner en evidencia los abusos de poder, sus mecanismos, sus efectos residuales en el intento de desarticularlos.

Desafiadas a seguir pensando y proyectando con otras/xs, Socorro Violeta se propone también seguir exigiendo al Estado y a los gobiernos de turno, políticas públicas capaces de garantizar los derechos que como humanas nos asisten.

Notas relacionadas:

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*