Aborto legal

Segundo informe de Socorro Violeta 2010

Servicio de Asesoramiento y Acompañamiento Legal Socorro Violeta
PROYECTO DE TRABAJO ARTICULADO
Colectiva Feminista La Revuelta – ATEN – ADUNC
2do. Informe (Año 2010)

I – ASPECTOS GENERALES

El mero desplazamiento de la[s] mujer[es] hacia una posición no destinada para ella[s] en la jerarquía del modelo tradicional pone en entredicho la posición del hombre[s] en esa estructura, ya que el estatus es siempre un valor en un sistema de relaciones. Rita Segato (en Las estructuras elementales de la violencia)

El servicio Socorro Violeta comienza el año 2010 presentando el informe de lo actuado a lo largo del 2009 en la Jornada de Capacitación y Debate: “Violencias de Género y ‘Ginecoabusos’: Pedagogías reparadoras en el reclamo de justicias no sexistas”, realizada el 19 de marzo de 2010 en la Escuela Provincial de Títeres de la ciudad de Neuquén. En esa oportunidad contamos con la presencia de la Lic. Susana Velázquez, autora del libro Violencias cotidianas, violencias de género editado por Paidós y que sirviera de insumo teórico y político para la campaña nominada “Pasá la voz: hay abusos sexuales en los consultorios ginecológicos”, iniciada en noviembre de 2009.

La Lic. Velázquez trabajó además en reuniones con las activistas de La Revuelta. Allí, entre otras cosas, se debatió sobre el instrumento y los formatos de atención en Socorro Violeta y se reflexionó sobre las modificaciones que se pretendían realizar luego del primer año de trabajo. Así es como incluimos otras informaciones y seguimos algunas recomendaciones dadas por Velázquez. Algunas de esas recomendaciones, como observará en el próximo ítem, no pudimos llevar adelante en toda su magnitud.

Por otra parte, se debatió acerca del desarrollo de un servicio de trabajo terapéutico grupal que sería llevado adelante por dos compañeras psicólogas de La Revuelta.

El informe 2009 se presentó también a las Comisiones Directivas de los gremios ATEN y ADUNC, con quienes continuamos en el trabajo articulado.

II – LEYENDO LA INFORMACIÓN DISPONIBLE: ALGUNOS DATOS RELEVANTES

Aclaración: este informe recopila datos parciales del servicio; por razones organizativas de la colectiva no pudimos recopilar toda la información en la atención semanal. Tomamos los datos de 71 mujeres atendidas en el servicio entre los meses de marzo y diciembre del año 2010; definimos construir este informe con el corpus de información disponible en los archivos correspondientes pese a que sabemos que cuantitativamente el número de personas atendidas fue superior.

Del total de las 71 mujeres registradas en los archivos del servicio Socorro Violeta, diremos:

Sobre sus edades: 24 tienen entre 31 y 40 años; 21 tienen más de 40 años; 12 tienen entre 21 y 30 años y 4 entre 15 y 20 años. De 10 mujeres que acudieron no se cuenta con los datos precisos.

Sobre sus situaciones laborales: 20 de esas mujeres son trabajadoras de la educación (no se discriminan el nivel educativo en el que trabajan); 8 trabajan en empresas privadas y 3 de manera independiente; 8 son trabajadoras del estado provincial (en particular del sector salud) y nacional (universidad); 8 estaban desocupadas al momento de la consulta; 5 trabajan como empleadas domésticas y de 14 no contamos con el dato; mientras que otras 5 estaban cursando estudios terciarios y/o universitarios y no tenían trabajo en relación de dependencia.

Si tienen o no hijos/as: 54 mujeres transitan la maternidad y 7 no tienen hijas/os. No se cuenta con el dato en 10 mujeres. Sobre las 54 que tienen hijas/os: 20 tienen un hijo/a; 14 tienen dos hijas/os; 17 tienen entre 3 y 4 hijas/os y 3 mujeres tienen entre 5 y 7 hijas/os. De esas 3 mujeres, una está desocupada (7); otra trabaja como empleada doméstica (6) y otra de manera independiente (5); las dos primeras apenas alcanzaron el nivel primario de estudios. Importa destacar que la mayoría de las mujeres que consultaron no están en pareja al momento de acudir al servicio.

Sobre el grado de escolarización: 25 mujeres alcanzaron estudios terciarios o universitarios; 14 tienen título secundario y 6 estudios primarios. No tenemos este dato en 26 de las mujeres atendidas en las consultas.

Sobre los motivos de consulta: 19 mujeres consultaron por reclamos de cuota alimentaria y 3 de esas mujeres también necesitaron asesoramiento en relación a división de bienes; 11 consultaron por división de bienes exclusivamente; 8 mujeres por régimen de visitas y 1 de éstas también por división de bienes; 12 mujeres se acercaron por situaciones de abuso sexual y 2 de ellas incluyeron en su consulta aspectos referidos a la llamada violencia doméstica; 9 realizaron consultas exclusivamente por violencias ocurridas en el ámbito doméstico y otras 7 están englobadas en “otras formas de violencia” sin especificar; por último 5 consultas refirieron a acoso laboral de los cuales 3 fueron perpetrados en ámbitos escolares y 2 en ámbitos de trabajos privados. Remarcamos que esta división es el aspecto más difícil de categorizar en un solo ítem, las violencias se manifiestan de maneras intrincadas, así muchas veces una consulta categorizada como por cuota alimentaria se revela portadora de otras formas de violencia que las mujeres no llegan a referir expresamente en la primera entrevista.

Sobre denuncias previas: a 61 de las 71 mujeres relevadas para este informe se les consultó si habían denunciado antes y dónde, este aspecto revela que 30 mujeres lo habían hecho y que 31 no habían acudido a ningún organismo a denunciar aún. Las informaciones que arroja este ítem de la protocola es un importante insumo para analizar las falencias de los servicios del estado y organismos del poder judicial en la atención de mujeres que transitan por situaciones de violencias de género, ya que al menos el 50% concurre a Socorro Violeta ante la falta de respuesta en organismos públicos creados por la normativa vigente.

Orientaciones que brindó el servicio: Derivaciones a fiscalías; contacto con abogados y juzgados; notas para que se nombre a abogadas/os querellantes; recomendaciones prácticas acerca de con quiénes articular en la familia o vecindario; consulta directa de las abogadas del servicio de expedientes en trámite; recomendación de consulta psicológica; recomendaciones acerca de pautas para desnaturalizar la violencia en las escuelas y realizar campañas de difusión; articulación con unidad de detención; derivación a otras/os abogadas/os; acompañamiento a los juzgados para presentar denuncias o concurrir a audiencias; solicitudes de exclusión del hogar; solicitudes de cuota alimentaria y régimen de visitas; asesoramiento para no aceptar juicios abreviados; solicitud de impugnaciones y rápidos despachos; entrevistas con fiscales y defensorías.

Cabe destacar que al menos en el 50% de las consultas se realizó seguimiento y trámites varios, que implicaron más tiempos que la atención directa en el servicio de atención semanal.

III – GRUPO DE TRABAJO TERAPÉUTICO

Durante el 2009 y parte del 2010 se realizaron vinculaciones personales e institucionales para la atención terapéutica de algunas de las mujeres que llegaron al servicio, vía psicólogas especializadas en maltratos. A mediados del 2010 se comenzó con un trabajo de acompañamiento terapéutico con dos psicólogas que forman parte de La Revuelta, pretendimos generar un proceso de trabajo colectivo que ayudara a volver a mirar, o mejor, a mirar de nuevo las situaciones de violencias experimentadas apostando a lograr desnaturalizaciones que colaboren en procesos de apoderamientos.

Durante los aproximadamente cuatro meses que duró esta experiencia asistieron 17 mujeres. Algunas continuaron el proceso hasta el cierre, otras abandonaron por razones laborales o familiares, algunas sólo asistieron a una reunión y una abandonó porque sentía que ya había cumplido su objetivo en el grupo. Si bien quienes asistieron al grupo lo hicieron con un motivo de consulta manifiesto, al ir escuchando a las compañeras y escuchándose a sí mismas, fueron encontrando la presencia de otras formas de violencia en sus vínculos, surgiendo así un replanteo de los propósitos iniciales. Quienes finalizaron el trabajo grupal evidenciaron logros concretos y significativos en relación a lo que inicialmente se habían planteado, pudieron y pudimos visualizar que poco a poco iban empoderándose, logrando mayor autonomía y poder de decisión. Efectuaron un cambio de posición frente a la violencia, tomando un rol activo, abandonando el lugar de víctima pasiva, cuestionando estructuras y modos vinculares. El empoderarse como mujeres les permitió acompañarse unas a otras en el proceso, y que el trabajo grupal cobre un dinamismo muy interesante y productivo.

Algunos datos formales de este espacio:

Sobre sus edades:
Entre 20 y 30 años: 6 mujeres
Entre 31 y 40: 7
Entre 41 y 50 años: 3
Entre 51 y 60 años: 1

Sobre los motivos de consulta:
Elaboración de la separación con su ex –pareja: 7 mujeres
Deseo de separarse de su pareja actual por situación de violencia: 2
Establecer vínculo con sus hijas/os que conviven con el padre: 2
Elaborar situación de abuso sexual sufrido por su hija: 2
Resolución de situación de violencia con su padre: 1
Acoso de ex pareja: 1
Acompañar a su amiga: 1
No explicitado: 1

Sobre los tipos de violencias vivenciadas:
Únicamente Física: 0
Únicamente Emocional: 8
Ambas: 8
No queda explicitado: 1
(Cabe aclarar que en los casos de violencia física, se trataba de situaciones pasadas que en algunos casos no estaban elaboradas adecuadamente lo que implicó la necesidad de abordarlas en el trabajo grupal).

Psicoterapia:
Asisten a terapia individual: 8
No asisten a terapia individual: 9

Esta corta experiencia resultó muy enriquecedora para el espacio de Socorro Violeta, aunque pero por motivos que tienen que ver con la incipiente estructura del servicio y motivos de orden económicos, por el momento no se continúa llevando adelante.

IV – LÍNEAS DE TRABAJO DEFINIDAS PARA EL AÑO 2011

Los debates realizados al interno de la Colectiva La Revuelta, en conjunto con las compañeras abogadas del servicio Ma. Angélica Acosta Meza y Blanca Beatriz López, integrantes de la Asociación Zainuco, nos permitieron definir las siguientes líneas de acción:

  • Continuar con el servicio de asesoramiento y acompañamiento legal y su atención gratuita los días miércoles en los sindicatos ATEN y ADUNC alternativamente.
  • Comenzar programas de formación que permitan conocer los alcances de la Ley Nacional 26485 (Ley Integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos donde desarrolle sus relacionamientos interpersonales) y los marcos referenciales en los que se asienta. Tenemos previsto trabajar con docentes, estudiantes de la Universidad Nacional del Comahue (especialmente de las carreras de trabajo social, psicología, enfermería y derecho), de institutos de formación docente y con personas interesadas en abordar y difundir estas temáticas.
  • Realizar una amplia campaña de difusión de la Ley Nacional 26485 mediante una batería de producciones (folletería, afiches, banners, spots radiales, etc.).
  • Participar en las instancias legislativas y judiciales en las que se trate la reglamentación de la Ley 26485 y la modificación de la Ley Provincial 2212 (Ley de protección y asistencia contra los actos de violencia familiar). Ver: Debates sobre los derechos de las mujeres: Un falso dilema político.
  • Continuar realizando escritos de denuncia y propuestas a los estamentos del poder judicial, legislativo y político que por acción u omisión desprotejan a las mujeres, niñas y niños de su derecho a vivir vidas libres de violencias.

Colectiva Feminista La Revuelta
www.larevuelta.com.ar // colectivalarevuelta@gmail.com
Neuquén (Patagonia Argentina)
Otoño de 2011.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*