Noticias

Estirando lazos con el libro como excusa

Por Belén Grosso
(Activista de La Revuelta)

Miércoles 18 de enero. Llueve. Está anocheciendo, se siente una brisa fresca.

libro-en-mardel2Claro está que no se suspenderá por mal tiempo. Después de pensar y de cambiar una vez y otra vez las plantas de lugar, deja de llover. El tiempo empieza a ser cómplice de la actividad. Que no empieza ese día, sino mucho antes vía mails, intercambios sobre días y horarios posibles.

La casa tiene un pasillo largo, que empieza a ser habitado de carteles y banderas. De colores y de cierto brillo militante. Hay mucho movimiento. Algunas en la cocina acomodan libros, otras acomodan sillas y bancos. Están las que preparan algo para tomar, algo para comer. Unos mates en la previa sirven de excusa para charlar sobre las diferentes vidas que allí se encontraron. De fondo se escuchan las historias contadas en primera persona de compañeras de la revuelta, en la pared se pueden ver fotos proyectadas a través de una pantalla.

Ya está todo listo. Sentadas en ronda, una mesa en el medio que tiene sándwich, tarta, arrollado y lo que nos vinculaba de alguna manera con el estar ahí: los libros que esperaban su presentación. Dejan de sonar los audios de los relatos. Y Lucía invita a la presentación.

Cada una de las que estábamos allí nos presentamos. Algunas dijeron sus nombres y otras agregaron dónde estaban activando. Allí nos enteramos que había compañeras de Frida (que si bien ya no funcionan como grupa se siguen encontrando en espacios de activismo), compañeras y compañeros de la agrupación La Grieta, una compañera de CAMM (Centro de ayuda a la mujer maltratada) de Mar del Plata, de Las Histéricas, las Mufas y las Otras de Córdoba; además de gente amiga que se acercó sin estar agrupada orgánicamente. No faltó una fotógrafa, Noeia Monópoli, quien hizo un registro del encuentro y la presencia de Ernestor, un clown, que intervino durante el tiempo que estuvimos reunidas.

“Mi nombre es Ruth, estoy en la revuelta. Soy maestra y profesora. Siempre digo que mi profesión más querida es la de maestra”, explicó Ruth. Y sería esta frase la que explicaría de alguna manera, la forma en que relataría el por qué y el para qué del libro.

Ruth explicó, que “Colectiva Feminista La Revuelta. Una bio-genealogía” es parte de un proyecto político. Que su autora es una periodista feminista, Mónica Reynoso y que escribirlo fue una tarea ardua, compleja, que implicó la toma de muchas decisiones, pero sin dudas trajo consigo satisfacciones y deseos cumplidos. Y que, a la vez, despertó otros nuevos.

libro-en-mardel4En el encuentro estaba presente Mabel Bellucci, hacedora del prólogo del libro. Esto enriqueció la conversación y le dio nuevos sentidos y encarnadura personal y política a quien escribe y ahora, era parte de la contada.

La conversación trajo consigo la historia cotidiana de La Revuelta, de quienes viven en la grupa y de las actividades que hay. El servicio de Socorro Rosa fue un punto clave para pensar, intercambiar y compartir saberes. En otro momento hubo lugar también para contar aspectos de Socorro Violeta, otro de los proyectos de la colectiva.

La presentación del libro, fue una conversación entre todos y todas las que allí estábamos participando. La escucha atenta y las preguntas brotaban en voces de compañeras intrigadas por las formas de hacer de La Revuelta. Hubo momentos de pequeños silencios que habilitaban nuevas preguntas.

Luego de casi 3 horas de conversación, todo indicaba que la presentación llegaba a su fin. Por lo menos en ese momento. Sin embargo, mientras acomodábamos el lugar, las charlas seguían.

Los lazos de la revuelta, sin dudas se estiraron un poco más. Intercambios de mails y teléfonos indicaban el final del encuentro, de la presentación del libro, que sirvió de excusa para un encuentro y re-encuentro con personas que activan en distintos espacios y de diversas maneras para cambiar el rumbo de las cosas, convencidas de andar inquietando y generando otras posibilidades donde el feminismo no puede estar ausente.

Neuquén, 24 de enero de 2011

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*