Aborto legal

24 de marzo 1976-2018: En las calles con las Madres somos poderosas

“Soy mujer. Y un entrañable calor me abriga cuando el mundo me golpea. Es el calor de las otras mujeres, de aquellas que hicieron de la vida este rincón sensible, luchador, de piel suave y corazón guerrero”.  Alejandra Pizarnik

Es el calor de la lucha inclaudicable de las Madres por justicia para nuestros 30 mil desparecidos y desaparecidas que nos abriga y que nos empuja a seguir construyendo ese mundo feminista por el que el 8 de marzo salimos a las calles.

Porque no olvidamos que la dictadura militar tuvo la complicidad de la iglesia y sus curas abusadores y torturadores, la misma iglesia que hoy pretende seguir autoritariamente coartando nuestra libertad de decidir sobre nuestros cuerpos.

Porque no nos olvidamos de los 400 nietos y nietas apropiadas que aún faltan recuperar.
Porque no nos reconciliamos, ni concebimos otro lugar que no sea la cárcel común para los genocidas, porque repudiamos y resistimos al terrorismo de ayer que mató, torturó y desapareció también compañeres trans, travestis, lesbianas, gays.

Porque resistimos también al terrorismo de hoy con un gobierno que adopta políticas represivas, el mismo que mató a Santiago Maldonado, a Rafael Nahuel, y que mata niños vía la represión y el abandono y que hace alarde de racismo por doquier. Un gobierno ausente en políticas de género, con funcionarias que convocan a preservar los valores femeninos de las mujeres, mientras los femicidas, dictadores que matan a una mujer cada 18 horas, siguen descargando sus furias misóginas.

Porque creemos que un mundo feminista se construye con memoria, con verdad y con justicia.
Porque sin educación y salud pública, sin vivienda y sin trabajo digno es un mundo para pocos y pocas. Porque vivas y libres nos queremos.

Porque en el mundo feminista por el que damos pelea los derechos humanos son cimientos para seguir construyéndolo. Porque en ese mundo feminista las redes entre nosotras nos salvan de la crueldad y nos vuelven poderosas.

Porque nuestros cuerpos y nuestros territorios son lugares de rebeldía crecientes, es el calor de la lucha inclaudicable de las Madres por justicia para nuestros 30 mil desparecidos y desaparecidas que nos abriga y nos empuja a salir a las calles este 24 de marzo. ¡Ahí estaremos!

 

Colectiva Feminista La Revuelta, 23 de Marzo de 2018. Neuquén 

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*