Noticias

Las Revueltas

2.Marcha 8-3-01

Primera marcha de La Revuelta el 8 de marzo de 2001.

Para comenzar con la presentación del grupo, quisiéramos leer un fragmento de un texto de Adrienne Rich, una poeta lesbiana norteamericana que hizo importantes aportes a los estudios feministas. Dice esta mujer:

“La recuperación de nuestros cuerpos de mujeres posibilitará cambios esenciales en la sociedad humana… El cuerpo de la mujer ha sido máquina y territorio, desierto virgen para explotar y cadena de montaje que produce vida. Necesitamos imaginar un mundo en el cual cada mujer sea el genio que presida su propio cuerpo. En un mundo semejante, las mujeres crearán de verdad la nueva vida, dando a luz no sólo niños (según nuestra elección), sino visiones y pensamientos imprescindibles para apoyar, consolar y transformar la existencia humana: en suma, una nueva relación con el universo. La sexualidad, la política, la inteligencia, el poder, el trabajo, la comunidad y la intimidad cobrarán significados nuevos, y el pensamiento mismo se transformará. Por aquí debemos empezar.”

Nuestro grupo se llama “La Revuelta”. Si tuviéramos que dar cuenta del significado de nuestro nombre, varias acepciones se disparan de este término: Alboroto, vocerío causado por una o varias personas, sobresalto, inquietud, motín, sedición, alzamiento contra la autoridad, segunda vuelta o repetición de la vuelta, revolución, punto en que una cosa empieza a cambiar su dirección, vuelta o mudanza.

Cada una de ellas, podría ser una metáfora de nuestras biografías como mujeres y del sentido que anima a nuestro pequeño grupo que transitamos como colectivo, cuyo motor lo constituye el deseo de saber. Atrincheradas en ciertas certezas desde las cuales miramos la realidad, denunciamos esta construcción patriarcal y capitalista del mundo, hegemónicamente masculina, en la que nuestros cuerpos de mujeres ha sido y es el territorio sobre el que se ha edificado, imponiéndonos sus saberes androcéntricos.

La arquitectura de la desigualdad de este juego, y la lógica del dominio que la moviliza, necesitan ser desarmadas. Un juego con reglas en cuya definición no hemos intervenido y en las cuales queremos incidir para cambiarlas, con lo cual, el juego mismo también cambiaría.

Somos mujeres, que desde este colectivo, nos convertimos en pasajeras que revisitamos los itinerarios de saberes feministas históricamente construidos. Y También pretendemos imprimir nuestras marcas locales en este movimiento político, cuyos aportes han producido efectos tanto en el ámbito de la ciencia como en la vida cotidiana de las mujeres.

Movilizadas por un proyecto emancipatorio, nos estacionamos de forma nómade, lo cual implica el movimiento necesario para situarse en distintos lugares desde donde mirar el devenir de los acontecimientos, en la certeza de que este orden burgués, masculino, heterosexual y blanco no es posible dejarlo como está, no sólo porque nos minoriza a las mujeres como grupo social, sino porque su existencia se cobra millones de vidas. De esta manera, ponemos un límite ético y político para con nosotras mismas y con nuestro cuerpo.

El lema “lo personal es político” de las feministas de los años ’70 aparece difuso en el horizonte de este nuevo milenio, pero es en la continuidad de este sistema social que nos somete a la inferioridad cultural, la desvalorización social, la invisibilización de nuestra existencia y de nuestro trabajo, la mercantilización de nuestros cuerpos y la violencia que se ejerce sobre ellos, que encuentra plena vigencia.

Interrogar el diseño de este modelo injusto es un gesto profundamente político, y es el fundamento de la convocatoria a esta charla-debate. Porque comenzar por rescatar la memoria escrita en nuestros cuerpos y las luchas de las mujeres, historia que reiteradamente ha sido borrada y silenciada en los ámbitos académicos e institucionales en general, recuperada esta vez, en la voz de una activa militante por los derechos de las mujeres como lo es Mabel, implica re-inventar el carácter revolucionario del movimiento feminista, establecer lazos entre nosotras a partir de la historia y re-descubrirnos en ella. Es un pequeño acto de construcción de poder con y entre mujeres, y con aquellos que en su opción política acompañan este planteo.

Tensionar nuestro campo de saberes constituidos con los cuales escribimos nuestra existencia en el mundo, con la incomodidad permanente de la pregunta que cuestiona la trama de relaciones en que esos saberes se desplazan y significan, es una tarea primordial que tenemos por delante. Los saberes construidos desde el feminismo abren horizontes,…la cuestión será establecer cómo la magnitud de esa apertura se inscribe en nuestra subjetividad, en nuestros cuerpos y en las relaciones de poder, para provocar rupturas, interrupciones, acciones colectivas, nuevas circulaciones y transformaciones.

En síntesis, “La Revuelta” es una forma de traducir en clave política nuestra opresión y nuestra lucha.

Este texto constituye el primer escrito público de nuestro grupo, por ese entonces integrado por sus iniciadoras Graciela Alonso, Valeria Flores y Ruth Zurbriggen.

Primera Jornada de presentación pública de La Revuelta, Charla debate con Mabel Bellucci: “Pasado y presente del feminismo”. 8 de marzo de 2001. 

También podes leer:

+ Experiencias de Resistencias de la Colectiva Feminista “La Revuelta”

2 Comentarios

  1. Hl necesito su ayuda… las conoci por una amiga, a la cual la acompañe a una reunion en la municipalidad d nqn. Ahora soy yo la q neceaita conseguir esas pastillas. Les dejo mi numero 299155170469 q es mas seguro. Ya q no tengo internet. Porfa llameme!!

  2. Hola, para comunicarte con las revueltas, llamanos al 0299-154722618. Ahí te atenderá una compañera y acomodará un momento de encuentro.
    Si cuando llamás no te atiende es porque está trabajando, dejale un mensaje y en el mismo día te contesta.
    Saludos
    Ruth (x revueltas)

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*