Aborto legal

Declaración colectiva de las feministas organizadoras del “Domingo contra los machos”

Al heteropatriarcado que nos declaró la guerra femicida en el mundo:
Hoy frente a esta hoguera y con el poder que nos otorga el feminismo le decimos al heteropatriarcado que las brujas estamos de vuelta, que en cada una de nosotras esta la magia de las resistencias y la fuerza ancestral de las que no pudieron quemar.

Que nos autoconvocamos y las invocamos esta noche y en toda nuestra lucha feminista.

Que arda en este fuego nuestros dolores, nuestras rabias y el miedo.
Que se consuman las fobias, las violencias y las normas.

A los machos les decimos que venimos juntas, armadas y amadas a exorcizar nuestros cuerpos de sus violencias

Que en cada antorcha que sostenemos están los nombres de todas las mujeres asesinadas en manos de un hombre, un macho, un hijo sano del patriarcado.

Que las llamas iluminen nuestros cuerpos gordos, bajos, negros, blandos, arrugados, discrepantes, anormales y diversos

Que arda la obediencia, y que resurja de sus cenizas la desobediencia como nuestra arma de defensa a nuestra libertad de poder elegir diferentes modos de ser

Que el calor de este fuego se propague hasta que el hechizo feminista se haga extenso a toda América Latina y el mundo.

Las brujas estamos de vuelta. Re existiendo y creando feminismos para cuidarnos, para acompañarnos y para salvarnos

.
Estas brujas mujeres, tortas, lesbianas, trans, travestis, y alrededor de este fuego hoy se declaran ante el mundo femicida en estado de aquelarre permanente.


Quemamos la M para que ardan:
La Misoginia hetero-patriarcal
Las Muertes de las mujeres en manos de los femicidas
La Mugre de todas las violencias
Los Miedos que alguna vez sentimos por andar en la calle
Las Maternidades forzosas
Los Micromachismos y los Macro-machismos y todos los machismos
Las Maternidades idealizadas y estereotipadas
El Machismo de derecha y el Machismo de izquierda
Las Mierdas de los machos
La Moral y las buenas costumbres
La Medicina hegemónica que impone y clasifica nuestros cuerpos como “normales” o “anormales”
Los Mandatos sociales y culturales…
La Mujer idealizada y los Modelos de belleza

Quemamos la A para que ardan:
El Aborto inseguro
El aparato represivo que desapareció a Santiago Maldonado
La Agresión sexual contra nuestros cuerpos y los cuerpos feminizados
El Acoso callejero
El Amor romántico
Los Abusos sexuales y el encubrimiento de la iglesia
El Aborto obligado
El Amarillismo de los medios de comunicación
El Analfabetismo al que se condena con la falta de educación sexual integral en las escuelas
El Androcentrismo cultural de las academias
El Asco hacia nuestros cuerpos menstruantes
La Anticoncepción obligatoria que se impone siempre sobre las mujeres
Los Atributos de las princesas que nunca seremos ni queremos ser
El Autoritarismo de cualquier pelaje

Quemamos la C para que ardan:
La Cotidianeidad y naturalización de los travesticidos
Las Complicidades de los estados, las instituciones y los gobiernos
La Castidad que pregonan las iglesias
Las Cárceles del sistema penitenciario violento y violador
El Confinamiento al servicio familiar obligatorio
La Corrupción del mundo capitalista y racista y la Complicidad de la justicia sexista
La Complicidad y el accionar de las fuerzas represivas
Los Clósets de la heteronorma
El Conservadurismo fundamentalista
El Control económico y patrimonial que se ejerce sobre las mujeres La Cosificación de los cuerpos
Los Cuarteles de las fuerzas represivas
El Cuento mentiroso de la costilla de Adán
El Colonialismo que se reconfigura por doquier
Los Catecismos, la Confirmación y el Casamiento

Quemamos la H para que ardan:
El Horror de las guerras masculinistas cotidianas
La Heterosexualidad obligatoria
El Hostigamiento a las mujeres que denuncian violencias
La Hipocresía reinante
El Halago del viejo verde que es tu tío, tu padrastro, tu abuelo, el amigo de tu viejo, tu compañero de trabajo y tu cumpa de organización
El Humor machista, travestofóbico y racista
El Hombre como dios manda
La Historia contada por los hombres

Quemamos la O para que ardan:
El Odio hacia las lesbianas, travestis, trans, intersex, mujeres y pueblos originarios
El Ocultamiento de los abusos y del acoso sexual laboral
El Ocultamiento del acoso sexual en escuelas y universidades
Las Órdenes patriarcales de cómo debemos organizar nuestras luchas
El Olor a bolas en los sindicatos y en los partidos políticos y en el camioncito de las marchas
El Oscurantismo de las iglesias
Los Obispos abusadores y encubridores
Los Ojos misóginos
Las Oraciones a la Virgen María
La Objeción de Conciencia de los médicos antiderechos
La Obediencia y el Orden

Quemamos la S para que arda:
La Sentencia de Colabelli contra la médica de El Maitén
Las Sospechas sobre las víctimas
Las Sentencias machistas de los jueces y juezas de la justicia heteropatriarcal
El Silencio y la invisibilización de las demandas del feminismo en las luchas sindicales
El Sexismo escolar
El Síndrome de Alienación Parental
Los Silencios que oprimen y discriminan
Los Secretos familiares
La Sumisión que se espera de nosotras
El Sobichismo asesino

Reiteramos, las brujas estamos de vuelta. Re existiendo y creando feminismos para cuidarnos, para acompañarnos y para salvarnos.
Estas brujas mujeres, tortas, lesbianas, trans, travestis, y alrededor de este fuego hoy se declaran ante el mundo femicida en estado de aquelarre permanente.

*Texto leído de forma coral en el cierre de la actividad “Domingo contra los machos”, frente a una fogata pública y feminista. 

Un comentario

  1. Veo que hacen un excelente trabajo de ayuda y acompañamiento. Qué importante es sentirse acompañada y apoyada en la decisión de abortar. Realmente las felicito. Mi apoyo a la lucha de la compañera médica de El Maitén. Absolución para ella.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*